Hola Durango, hoy es

Nada ni nadie frena los asesinatos de periodistas

abril 1, 2017 en La Raya del Tigre, Titulares Escrito por:

Los asesinatos de periodistas en México constituyen uno de los asuntos menos populares, por no decir impunes, en la agenda de los gobiernos en general; con cada nuevo caso, la sordera oficial es mayor y luego, terminan criminalizando al mismo comunicador o bien culpando al crimen organizado, dos salidas tan malas que ya nadie les cree.

En los últimos seis días, otros dos periodistas han sido ultimados a tiros. El domingo 19, Ricardo Monlui Cabrera, de 57 años, en el municipio de Yanga, Veracruz y ayer por la mañana, Miroslava Breach Velducea, de 54 años, fue ultimada a tiros en la ciudad de Chihuahua. Los asesinos de la corresponsal de La Jornada dejaron un letrero que decía: “por lenguona, ahora sigue tu gobernador, el 80″. Ambos crímenes ocurren en estados con gobiernos del cambio, pero ese cambio ya no pudieron verlo ni Ricardo ni Miroslava. ¿En manos de quienes seguimos los periodistas, entonces?

Tanto uno como la otra fueron baleados frente a familiares, en una acción extra de brutalidad. O sea, los autores intelectuales y materiales temen cada vez menos las consecuencias, porque seguramente saben que la lista de comunicadores asesinados es larga y siguen añadiéndose nombres, sin que alguien sea llamado a cuentas. Tal es el clima de impunidad, que la familia de Ricardo Monlui de inmediato solicitó apoyo para salir del estado al gobierno de Miguel Ángel Yunes, debido a amenazas de futuras agresiones.

Veracruz registró la cifra de 24 entre reporteros y fotógrafos ejecutados durante las administraciones priístas de Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte de Ochoa; hay ocho desaparecidos y por lo menos 20 en el exilio, sin contar el multihomicidio del fotógrafo Rubén Espinoza y la activista Nadia Vera, quienes habían huido de Veracruz por amenazas precisamente del entonces gobernador Duarte.

Otras dos mujeres fueron ultimadas con ellos en un departamento de la colonia Narvarte en la Ciudad de México y al principal señalado sólo le hicieron un delicado interrogatorio a modo, así que siguió al frente del gobierno, muy quitado de la pena. Ahora, es un prófugo de la justicia, pero por delitos como enriquecimiento ilícito, fraude y otros de no menor importancia, pero hasta el día de hoy nadie lo persigue para investigar su conexión con todos estos crímenes. Por esto y más, Veracruz fue declarado el territorio más peligroso en el mundo para el ejercicio del periodismo, por encima de países que viven en guerra.
En cuanto al último de estos hechos de sangre y el primero en la administración de Yunes Linares, Ricardo Monlui fue asesinado por hombres armados cuando salía de desayunar con su familia. Era propietario y director del portal “El Político” y editor de la columna “Crisol” que publicaba en El Sol de Córdoba.

Y ayer, poco después de las 7:30 de la mañana, un asesino solitario ultimó de siete balazos a Miroslava Breach frente a su domicilio, cuando se disponía a trasladar a uno de sus tres hijos a la escuela. Como corresponsal de La Jornada en Chihuahua, a Breach siempre se le conoció por su manejo de temas periodísticos delicados, aunque ninguno tendría que serlo en un país democrático y respeto a la libertad de expresión, como tanto presumimos.

El pasado régimen de César Duarte Jáquez también se caracterizó por hacer del norteño estado un lugar de represión, altos niveles de corrupción y un asedio constante hacia los hacedores del periodismo; sin embargo, con la llegada de Javier Corral Jurado, del Partido Acción Nacional, defensor a ultranza de la libertad de expresión como legislador federal, lo menos que se espera es la continuidad de agresiones a la prensa.

Uno y otro caso, además de condenables, revelan la muy escasa voluntad política de los gobiernos mexicanos y su nulo compromiso con el ejercicio de la libertad de prensa, aunque en el discurso se desgarren vestiduras diciendo que un país mal informado nunca será un país libre, etc. La verdad es que siguen impávidos, indolentes, insensibles, indiferentes; todo, menos indignados, ante los ataques que sufren los informadores. En México el periodista trabaja bajo su propio riesgo, sin ninguna garantía de seguridad por parte del Estado, quien debía ser el primer interesado en tener una prensa inquisitiva y tenaz y, por lo tanto, proteger a los comunicadores, sobre todo si están investigando un tema de interés público. Pero, en lugar de eso, se reparten las culpas con los grupos criminales, en un deslinde de facto y antes de que alguien pregunte.
“Ni uno más” es la frase recurrente que todos gritamos una y otra vez tras la muerte de un comunicador, pero eso es más un deseo que una realidad. ¿Hasta cuándo van a impedir más asesinatos las autoridades? ¿Qué más debe ocurrir para que las autoridades decidan actuar con voluntad y decisión para proteger la tarea de informar y el derecho a estar informados? ¿Y en Durango, por cierto, qué dicen las autoridades al respecto? Es un buen momento para garantizar el libre ejercicio del quehacer periodístico, aquí y en todo el país.

COLMILLOS Y GARRAS
LA DIRECTORA DEL Instituto de Cultura del Estado de Durango, Socorro Soto Alanís, entregó ayer en Torreón la medalla John Reed al periodista Julio Hernández López, a nombre de la Fundación John Reed, de la Universidad Pedagógica Nacional y el Proyecto Cultural Revueltas La Laguna. Julio Hernández escribe la columna “Astillero” en el diario La Jornada y es uno de los periodistas más reconocidos en México…CON UNA TEMPERATURA mínima de 12.3 y una máxima de 32.4 centígrados, el clima primaveral se impuso en Durango, o al menos así empezó. Ahora sí ya la ropa de invierno se fue al armario…CADA DÍA, LA Condusef atiende setenta quejas de clientes de los bancos que no han sido apropiadamente atendidos. Y ni quien someta a estas instituciones, que hacen y deshacen con los ahorros y préstamos de los usuarios.

Twitter @rubencardenas10

Ruben Cardenas

Descripción del Author del articulo.

Comentarios:

Estación VozLibreDgo... (en Vivo)

Escucha la mejor Música en vivo las 24hrs.